6589_17940_1A mediados de junio el cese de actividades académicas en universidades y colegios, les permite a muchas familias organizar las vacaciones. Hay una serie de consejos a tener en cuenta para evitar gastos no previstos y costos innecesarios.

 

Siempre es mejor anticiparse

Planear el viaje y tener claro el itinerario hace una gran diferencia en cuanto a gastos se refiere, ya que al contemplarlos se pueden agregar o eliminar actividades y ahorrar hasta un 30%. Como las vacaciones generalmente implican un desplazamiento, es recomendable que haga cuentas e identifique cuánto dinero tiene disponible para los gastos vacacionales, cuando lo tenga claro llega el momento de las decisiones. A partir de haber realizado esa tarea podrá decidir si el viaje se hará en bus o en avión, si será en una ciudad cercana o lejana, si necesitará hotel o se hospedará en casa de un familiar, es decir, el presupuesto se empieza a ajustar a las necesidades y a su presupuesto. Es importante que sus gastos no excedan sus posibilidades reales de pago.

 

Nunca se olvide los imprevistos

Pese a que haya organizado todo con dedicación, recuerde que a veces surgen emergencias, por lo que es recomendable destinar de todo el presupuesto que tenga disponible un 10% para alguna eventualidad. Supongamos que realizará un viaje con dos miembros de la familia y el presupuesto es de $3’500.000; destine $350.000 para el probable imprevisto, si no lo gasta, al final podrá ahorrarlos o comprar algo de su preferencia.

 

Dinero plástico, siempre a la mano

El dinero que usted destine para las vacaciones es recomendable que lo tenga consignado en una entidad financiera y a través  de la tarjeta débito podrá realizar  sus compras en cualquier establecimiento comercial. Otra opción de dinero plástico por la que puede optar,  es por la de ser usuario de una tarjeta de crédito, una alternativa que usándola inteligentemente se convierte en una excelente aliada para afrontar imprevistos y emergencias en las vacaciones. Usar el dinero plástico es una de las formas más segura de cuidar sus recursos porque evita que cargue con grandes cantidades dinero en efectivo ya que en época vacacional las personas son más susceptibles de ser víctimas de atracos pues los delincuentes están al acecho.