7115_141448_1Si usted está buscando un lugar seguro donde pueda depositar sus ahorros y los de su familia, y obtener una rentabilidad, es el momento de explorar las distintas alternativas que le ofrecen las entidades financieras formales.

 

Las cuentas de ahorro

En las cuentas de ahorro, usted deposita su dinero con la posibilidad de retirarlo cuando desee. Este instrumento es muy seguro y además gana una tasa de interés. Tenga en cuenta que las cuentas de ahorro al igual que el CDT están amparadas por el seguro de depósitos de FOGAFÍN, esto quiere decir, que en el caso que su banco o compañía de financiamiento se quiebre, a usted le devolverán el monto depositado hasta por $20 millones.

Algunos bancos han profundizado en este tipo de producto, invitando a sus clientes a abrir cuentas de ahorro programadas, otorgando mejores tasas si usted se compromete a guardar sus recursos con un plazo determinado.

 

Los CDT’s

Los Certificados de Depósito a Término (CDT), se emiten por un monto determinado y un plazo específico, que puede ser de tres, seis o más meses. La tasa es negociada en el momento de iniciar la inversión y no cambia hasta el vencimiento del CDT, entre más tiempo sea el depósito, más tasa de interés podrá ganar la entidad. Es una alternativa segura que le permite guardar sus recursos por un tiempo determinado.

A medida que los ahorros van aumentando, las posibilidades de encontrar más opciones y de mejor rentabilidad también van creciendo. Posiblemente su banco u otra institución del sistema financiero puedan suplir las necesidades. Es el caso de las carteras colectivas.

 

Fondos de Inversión

Los Fondos de Inversión son un producto que permite reunir el dinero de diferentes personas y destinarlo a inversiones específicas, la rentabilidad generada es abonada a todos los que participan de esta modalidad de ahorro de manera colectiva. Antes de pensar en acceder a este tipo de producto, usted puede averiguar qué tipos de Fondos de Inversión existen, qué tiempo mínimo los ahorros deben permanecer en el mismo y asegurarse de conocer las diferentes características o diferencias que puedan determinar riesgo y rentabilidad.

Cada vez que piense en acceder a las alternativas que le ofrece el mercado para generarle rentabilidad a sus ahorros, recuerde bien sus objetivos y la tolerancia al riesgo. Piense y dedique tiempo para conocer las opciones que su banco u otra institución del sistema financiero le pueda ofrecer. Siempre hay una que se ajusta a sus necesidades.