¡No se confíe de la llamada ganadora!

Una llamada es suficiente para confundirlo y engañarlo. Así actúan los delincuentes para manipularlo y obligarlo a que entregue sus pertenencias.