Que ahorrar no sea un problemaSiga estos pasos y desarrolle para su vida y la de su familia la cultura del ahorro, con ella garantizará la libertad financiera suya y de los que más quiere: 

1. Para poder ahorrar es necesario gastar menos, es fácil decirlo pero en la práctica representa conocer muy bien en que está usando el dinero, y sobre todo buscar como algunos gastos pueden ser cada vez menores.

2. Elabore un presupuesto que refleje sus ingresos y gastos mensuales, esto le ayudará a identificar cuánto usted gasta en cada rubro y cuáles son altos y puede reducir. Al reconocer los mayores desembolsos que realiza es muy probable que se le generen ideas para disminuirlos y así poder tomar el control de sus finanzas.

3. Encuentre formas para que el consumo de artículos cotidianos se reduzca permitiendo así que la compra no sea tan seguida y por lo tanto tenga más dinero disponible para ahorrar. No olvide que cuidar el consumo de servicios públicos también ayuda a pagar menos por éstos y a dejar un remanente que se puede destinar a la reserva.

4. Es muy importante dentro del presupuesto mensual identificar cuál es el monto que se destina para ahorrar. Al tener claridad sobre esta cantidad específica se podrán establecer metas para que el monto ahorrado pueda ir aumentando progresivamente. La recomendación es programar un ahorro de por lo menos el 10% por lo menos del total de lo recibido mensualmente.

5. Otro de los factores que definitivamente permite que se movilicen recursos al ahorro es manejar adecuadamente las deudas. Es importante pagar a tiempo las deudas vigentes para evitar intereses de mora y recargos y evitar sobreendeudarse.

6. Después de haber cumplido con los anteriores pasos, es bueno que busque las entidades adecuadas para que de manera segura guarden sus recursos y le generen una rentabilidad.

7. Pregunte en su trabajo si hay un fondo de empleados o algún mecanismo de incentivo para ahorrar en la empresa donde trabaja, por esta vía será más fácil constituir la reserva de dinero para futuros planes porque de manera automática debitan de su pago de nómina el valor mensual dispuesto por el fondo o el monto que como empleado usted decida destinar para el ahorro.

8. Igualmente, acérquese a su entidad financiera y consulte sobre los productos de ahorro que le ofrecen y que pueden ser útiles para cumplir su objetivo. Existen distintos instrumentos como los CDT o los fondos de inversión, estas últimas proponen un ahorro mensual fijo de acuerdo a sus posibilidades y a la vez generan rendimientos. Las cuentas de ahorro programado también pueden funcionar pues al exigir un monto fijo le ayudan a alcanzar metas, esa cantidad fija será abonada a la cuenta y seguramente le pondrán algunas restricciones para retirar el dinero, aspecto que mejora la disciplina y evita consumos innecesarios.

9. El paso final que no debe olvidar es que su objetivo para lograr libertad financiera es convertir el ahorro en un hábito para usted y su familia.