6434_92352_1

 

Uno de los errores más comunes a la hora de manejar las finanzas personales es no fijarse en el valor acumulado de las compras que se realizan día a día a lo largo del mes.  

Resistirse a las tentaciones y evitar comprar por antojo puede marcar una gran diferencia en los gastos del mes. Saber Mas, Ser Mas, le presenta los siguientes tips para que no se le descuadre el bolsillo:

 

Procure comprar solo lo necesario 

A diario, las personas son «bombardeadas» con publicidad sobre un determinado artículo con la finalidad de convencerlas no sólo de la calidad o buen precio sino de lo necesario que es para vivir. Si usted generalmente cae en la tentación de comprar todo lo que le ofrecen, está poniendo en riesgo sus finanzas.

 

Compare

Si ha decidido que es necesario comprar un bien o adquirir un servicio, indague en el mercado por varias alternativas  y escoja la opción que mejor se adapte a lo que está buscando y a su presupuesto. En la actualidad existen muchas páginas web que comparan el precio de productos y servicios en distintas compañías y le ayudan a elegir el mejor.

 

Aproveche las promociones ¡pero no todas!

No caiga en la tentación de comprar artículos que no necesita solo porque su precio es bajo, ya que a la larga este bien o servicio no tienen ninguna necesidad que suplir y terminará olvidado en algún rincón de la casa o convertido en una carga financiera inútil. 

 

No compre por aburrimiento

Una tarde aburrida es la excusa perfecta para salir a dar un paseo o visitar un centro comercial, sin embargo, asociar aburrimiento con compras, puede ser perjudicial para sus finanzas. Cuando salga a “vitrinear” tenga en cuenta su presupuesto y no tema darse gusto, pero solo en la medida de sus posibilidades.

 

Gerenciar, ¿por qué no?

Por poco o mucho que recibamos mensualmente, podemos convertirnos en gerentes de nuestros gastos. Cuando tenemos claro cuánto dinero hemos gastado en el último mes, cuando establecemos un fondo para hacer frente a un gasto imprevisto como una emergencia o cuando hemos realizado un presupuesto, es porque hemos empezado a reconocer la importancia de saber gastar y no malgastar.