8098_85821_1En general, los ingresos que recibe una persona son estables. Un empleado, por ejemplo, recibe cada quince o cada treinta días su sueldo. Por el contrario, los gastos varían cada mes, lo que hace que a veces nos sobre dinero y en otros casos nos toque recurrir a nuestros ahorros o pedir dinero prestado para cubrir el faltante.

Si esta segunda situación se ha vuelto costumbre, es urgente que tome medidas para  ajustar su presupuesto. Para ello hay solo dos caminos posibles,  aumentar sus ingresos o reducir sus gastos. Aumentar los ingresos requiere medidas importantes como solicitar un aumento, cambiar de empleo, o buscar otras fuentes de ingresos como inversiones, mientras que para reducir sus gastos puede iniciar con pequeñas acciones en el día a día, es por ello que recomendamos que este sea el primer camino que explore: 

Reduciendo sus gastos

No es fácil reducir los gastos, sobre todo cuando se considera que todo lo que gasta es indispensable para su vida, pero recuerde que si la situación financiera no es la mejor, debe priorizar. 

Es indispensable que piense y organice sus gastos en las siguientes categorías, así será más fácil priorizar:  

1. ¿Cuáles son sus gastos fijos y obligatorios?

Son todos aquellos gastos que cubren las necesidades básicas como vivienda y  obligaciones financieras adquiridas como la hipoteca, el vehículo, tarjetas de crédito u otros créditos de libre inversión. Este tipo de gastos tienen cuotas fijas y  fechas establecidas para su pago.

Por lo anterior recuerde siempre pagar primero estas obligaciones, evite cargos adicionales por mora o reportes en las centrales de riesgo.

 2. ¿Cuáles son necesarios pero variables?

Este grupo de gastos lo conforman todos aquellos que son necesarios para vivir, por ejemplo servicios públicos, transporte o combustible, alimentación y aseo. Estos a pesar de ser indispensables permiten su uso racional generando ahorros mensuales.

Todo ajuste por pequeño que sea en este tipo de gastos permite que el mes finalice con algún superávit. Recuerde ser prudente en el uso del agua, utilice bombillas ahorradoras de luz y procure apagar las luces que no necesite en la noche. También puede buscar productos de aseo o de alimentación de óptima calidad a mejor precio.

La idea es hacer uso adecuado y prudente de este tipo de gastos para que permitan que el presupuesto deje excedentes de liquidez a final del mes.

 3. ¿Cuáles son gastos discrecionales?

Estos gastos no son indispensables y usualmente son fruto del antojo. Puede identificarlos porque son aquellos que no aportan mucho para su calidad de vida. Recuerde cada vez que compra algo y sólo lo usa una vez o adquiere algún lujo haciéndolo pasar por necesidad, no está tomando una decisión acertada.

Solamente recortando estos gastos es que usted lograra que la balanza se equilibre y que con el tiempo usted logre llegar a fin de mes y lo que es mejor a ahorrar.