hábitos financieros

Hábitos financieros saludables, la mejor opción

 

Un hábito es una acción que se realiza de forma natural hasta el punto de convertirse en algo espontáneo, es decir, supone cambiar de conducta y esto no siempre resulta fácil. La mejor forma de lograrlo es mediante la constancia y  convicción que la acción que estamos intentando interiorizar será beneficiosa para nuestra vida.

Las finanzas personales también se basan en hábitos, por eso Saber Más, Ser Más le presenta 8 hábitos financieros positivos que mejorarán sus finanzas personales:

Hábitos financieros saludables:

  1. Presupuestar: llevar una relación clara de cuánto dinero entra a su hogar y cuánto sale es una práctica que le permitirá mejorar el uso de sus recursos. Puede clasificar sus gastos en categorías como educación, vivienda, diversión y transporte, entre otros.
  1. Ahorrar: guarde una parte de sus ingresos para el futuro, así podrá hacer frente a las eventualidades, invertir en sus proyectos o darse esos gusticos que merece sin tener que pedir prestado.
  1. Salir de deudas: Siempre que tenga un ingreso extra priorice el pago de sus obligaciones; el pagar cuotas de su tarjetas de crédito, créditos de vivienda, vehículo o estudio, le permitirá ahorra dinero en intereses.
  1. Invertir: Es una excelente forma de obtener más rendimiento por su dinero, eso sí,  sometiéndolo a más riesgo. Antes de tomar la decisión sobre algún tipo de inversion considere aspectos fundamentales como: plazo, rendimiento esperado, riesgo, información sobre el modelo de inversión, entre otros. Consulte aquí más al respecto.
  1. Planificar: en la mayoría de casos podemos identificar ingresos y gastos que se aproximan, bien sean en el corto plazo, tales como las primas laborales o los regalos navideños; o en el largo plazo, como la jubilación. Tenga en cuenta estos momentos a la hora de realizar su plan financiero, no deje nada al azar o para última hora.
  1. Pagar con tiempo: ser ‘buena paga’ es su mejor carta de presentación en el sistema financiero, no deje el pago de sus recibos públicos o privados para el último día, este hábito lo hace más propenso a entrar en mora o atrasarse con sus obligaciones.
  1. Proteger: nadie tiene el futuro comprado, busque mecanismos que le ayuden a minimizar los impactos económicos de situaciones fortuitas como terremotos, accidentes de tránsito o una enfermedad. Recuerde siempre tener un fondo de emergencias o en su defecto, trate de adquirir un seguro para estos momentos de dificultad.
  1. Formarse en educación financiera: este conocimiento le permitirá empoderarse de su relación con el sistema financiero y entender cómo este puede apoyarlo en la consecución de sus objetivos. Saber más, ser más, lo ayuda en esta misión con diversos cursos que le ayudaran a mejorar sus finanzas, para conocerlos haga clic aquí.

Lo invitamos a poner en práctica estos hábitos, mejorar sus finanzas personales y por ende su calidad de vida. Recuerde que mantener el control de las finanzas le generará tranquilidad y bienestar para concentrarse en lo realmente importante.

¿Te pareció útil este articulo?