115_11427_1Los llamados prestamistas informales conocidos popularmente como «gota a gota» o «agiotistas» están cobrando intereses en los préstamos que alcanzan hasta el 15% mensual. Un ejemplo de la vida real es la mejor prueba para corroborarlo.

 Negocio en quiebra

Marta y Carlos, una pareja de esposos que no superan los 35 años de edad iniciaron desde hace dos años como trabajadores independientes con una frutería.

La inversión inicial se hizo con un dinero de una herencia, luego se sumaron otros gastos correspondientes a arriendo, pagos de servicios públicos, impuestos e insumos de materia prima para mantener el negocio por lo que tuvieron que buscar recursos adicionales.

Los dos negociantes decidieron no buscar alternativas formales para financiarse y acudieron a un prestamista gota a gota, luego a otro, después a uno más hasta que llegaron a tener hasta cinco personas a las que diariamente tenían que entregarles la cuota diaria. Su negocio ahora está en riesgo de desaparecer. 

El resultado según los mismos protagonistas de esta historia ha sido el de pagar intereses del 15% mensual sin importar el monto prestado. Estos pagos a una tasa de interés exagerada e ilegal consumen una parte importante de los ingresos diarios del negocio , lo que no les permite hacer un ahorro o una inversión para mejorar el negocio.

Analicemos los pagos que deben hacer Marta y Carlos por un crédito de 1.000.000 a un plazo de un año, y comparemos las cuotas con alternativas ofrecidas por el sistema formal: 

 

grafica2

Riesgos:

Uno de los mayores riesgos de acceder a esta modalidad de préstamos informal y no regulado, es que los prestamistas para recuperar sus recursos en algunos casos recurren a medios coercitivos que pueden atentar contra la integridad de los prestatarios. 

En síntesis, los préstamos gota a gota les ha generado una dependencia constante porque las ganancias del negocio van al pago de intereses y al pago de la cuota diaria, nunca hay el suficiente dinero por lo que siempre necesitan más.

 Recomendaciones

  • Antes de solicitar un préstamo indague y compare varias alternativas de financiamiento, especialmente del sector formal. 
  • Si es dueño de un negocio tiene la opción de solicitar un microcrédito.
  • Consulte mas sobre la tasa de usura (máximo de interés que se puede cobrar en un crédito) aquí.