Última actualización: junio 25, 2021 - 04:28 pm

La familia es nuestra primera escuela, de pequeños y de la mano de nuestros padres aprendemos a caminar, a comer, a relacionarnos con otros y a tomar nuestras propias decisiones; es por ello que se habla de que lo que pasa en nuestro hogar será fundamental para nuestra vida en sociedad. Lo mismo sucede con las finanzas y el presupuesto: de nuestros padres y su enseñanza dependerá el tipo de opciones que tomemos durante nuestra vida financiera.

Puede interesarle: Nueva Pangea, finanzas personales para todos.

Por ello, en Saber Más, Ser Más le contamos cómo, en familia, puede aprender de finanzas personales e inculcar en todos los miembros esquemas prácticos para planear el presupuesto:

A identificar los gastos

 

El primer paso para aprender de finanzas en familia es incluir a todos los miembros y en el reconocimiento de los gastos diarios, semanales o mensuales. Tengan claro que en la familia existen roles que pueden darse dentro de las finanzas familiares, como el proveedor de ingresos (que suelen ser aquellos que trabajan) y el tomador de decisiones (los que deciden qué se hará con el dinero)

A partir del reconocimiento anterior, le aconsejamos reunirse con todos los miembros de su núcleo familiar una vez por semana para que juntos evalúen cualquier tipo de gasto. A continuación, le damos una idea general sobre los gastos familiares más comunes que podrían entrar a discusión:

  •         Gastos básicos como vivienda, servicios públicos (agua, alcantarillado, luz, gas, etc), alimentación en casa, higiene, movilización, salud, educación, vestimenta básica.
  •         Gastos no básicos como servicios complementarios estos comprenden: la alimentación fuera de casa, diversión – ocio, belleza, vestimenta o vacaciones.
  •         Deudas, estas pueden ser a instituciones financieras, amigos, diferidos de tarjeta de crédito o incluso las deudas mismas que entre miembros de la familia.
  •         Cualquier otro gasto, por más mínimo que sea, recuerde que cualquier peso de más o de menos cuenta y los afecta o beneficia a todos como familia.
  •         Ahorro, es decir, el dinero que entre todos guardan.

Presupuesto e inversión familiar

 

Un modo de aprender de finanzas en familia es el de diseñar el presupuesto de la casa. En la reunión semanal en la que se sentarán a hablar de gastos pueden sentarse a hablar de presupuestos y poner sobre la balanza los gastos, los ingresos y ahorros.

Si existe dinero disponible consideren la inversión: educación, vivienda, salud, etc. Es decir, si sus seres queridos son la fuerza que lo motiva a esforzarse día a día ¿Por qué no invertir conjuntamente para incrementar los bienes comunes? Invertir en familia no solamente implica que todos los miembros aporten una parte de capital mensualmente, sino que todos colaboren incluso los que no cuenten con ingresos.

Por ejemplo, si los hijos son muy pequeños y no contribuyen activamente a los ingresos mensuales, pueden ayudar absteniéndose de realizar ciertas compras innecesarias, para que los padres puedan destinar esa cantidad a la creación del fondo. Así, todos se benefician y disfrutan de las ventajas de la inversión en común.

Hablemos de finanzas con nuestros hijos en el siguiente artículo: Consejos para que niños y jóvenes aprendan de finanzas.

Hablando de ahorro…

 

No existe nada más satisfactorio que ver cómo los pequeñines guardan sus monedas, deciden no darse un placer culposo con golosinas y en cambio insertan ese dinero de inmediato en sus alcancías o se los dan a sus padres para que se los guarden “por si las moscas”.

Aquel es un mecanismo útil y aplicado en muchas generaciones para inculcar una cultura sana de ahorro en los más pequeños, pero ¿Cómo hacerlo en familia?

Un ejercicio sencillo para aprender de ahorro en familia es destinar al menos un 10% de los ingresos familiares para ahorro, si se planeó muy bien el presupuesto, este dinero no será el que sobra sino el que se guarda antes de hacer los gastos anteriormente descritos. Sirve para tener un fondo de emergencia, cumplir metas o afrontar imprevistos como pérdida de empleo, enfermedad, robo, etc.

Recuerden que para ayudarle a cumplir metas de ahorro no solo existen las alcancías (o los popularmente conocidos “marranitos”) sino que las entidades financieras le ofrecen las cuentas de ahorro con cuotas de manejo muy bajas o inexistentes y que al contrario si le aportan una rentabilidad por sus ahorros; si en familia tienen metas que no dan espera, pueden confiar en las cuentas de ahorro programado o si quieren generar ganancias a largo plazo existirán siempre los CDT.

Si queremos seguir inculcando el ahorro en los niños existen las cuentas de ahorro creadas especialmente para ellos, que les pueden ayudar a aprender sobre el sistema financiero, cómo ahorrar, cómo realizar transacciones, todo bajo el acompañamiento y supervisión de sus padres.

¡Diviértanse juntos!

 

Muchos niños y jóvenes suelen tratar la economía y las finanzas como un concepto denso al que se enfrentarán únicamente en la vida adulta. Aquel pensamiento puede ser consecuencia de la poca o nula cultura financiera en casa, pero jamás será un mal momento  para aprender sobre la administración del dinero en casa, todos juntos en familia. Tenga en cuenta que el mejor modo en que nuestros hijos pueden aprender es mediante la observación y el ejemplo.

Una vez que les hayamos explicado, podemos hacer una reunión de familia y poner sobre la mesa los gastos que hay que pagar y cuánto dinero se está destinando al ahorro y la inversión. Nuestros hijos aprenderán la importancia de las finanzas personales en la vida cotidiana, y tendrán una idea muy clara cuando deban administrar sus mesadas y más tarde, sus primeros sueldos.

Y así, lo que puede empezar como un ejercicio de reuniones semanales para hablar de dinero puede terminar en conexiones familiares más amenas, además de una puerta abierta a planes inimaginables, ya que todos andan en una dirección y un objetivo común al tener metas de ahorro que los involucren a todos. 

Sigamos hablando de presupuesto con este artículo: ¿Qué se necesita para hacer la declaración de renta?

¿Te pareció útil este articulo?