Última actualización: mayo 27, 2021 - 01:13 pm

Esta publicación fue actualizada el jueves, 27 de mayo de 2021

Aunque la cifra de inclusión financiera sigue creciendo en el país, de hecho superó la meta que se tenía para 2022, la realidad, y a pesar de los esfuerzos de sector público y privado, es que todavía a los colombianos y a sus empresas les resulta difícil acceder a financiamiento (bien sea porque no cuentan con un historial crediticio, por falta de conectividad, de competencias que permiten conocer la oferta y tomar mejores decisiones, o por cualquier otra razón), todavía es notoria una alta informalidad del crédito y el marco legal que existe es limitado para servicios financieros empresariales alternativos, y, justamente, problemas como estos son los que plantea y busca solucionar el documento CONPES sobre Política Nacional de Inclusión y Educación Económica y Financiera.

Y aunque es habitual escuchar hablar de CONPES, muchos no saben qué es ni para qué sirve, resulta que este tipo de documentos son una hoja de ruta en materia económica y social, donde se fijan políticas que luego ejecuta el Gobierno Nacional, los gobiernos departamentales y municipales. Con la Política Nacional de Inclusión y Educación Económica y Financiera se quiere integrar los servicios financieros a las actividades cotidianas de los ciudadanos y de las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes), atendiendo sus necesidades y generando oportunidades económicas para contribuir al crecimiento e inclusión financiera del país.

La educación financiera, entendida como ese proceso a través del cual las personas desarrollan conocimiento, valores, competencias y comportamientos claves para tomar decisiones responsables, y la inclusión financiera, el acceso asequible, oportuno y adecuado a una amplia gama de productos y servicios financieros, han sido una necesidad constante en Colombia y la región a lo largo de los años. Este documento pretende entonces aterrizar la idea de trabajar y profundizar en dichos temas, define el cómo, cuándo y dónde se van a implementar las estrategias y le pone responsables a cada una de las acciones.

Con el objetivo de llegar a toda la población, el plan de acción de este CONPES está orientado hacia cuatro puntos: (i) ampliación y pertinencia de la oferta de productos y servicios financieros a la medida; (ii) generación de mayores competencias, conocimiento y confianza en el sistema financiero; (iii) fortalecimiento de la infraestructura financiera y digital para un mayor acceso y uso de servicios financieros formales y, finalmente, (iv) la presentación de una propuesta para una gobernanza institucional que permita mayor articulación en la implementación de las estrategias de educación e inclusión financiera.

La Política tiene un periodo de implementación que cubre desde el año 2020 hasta el 2025, cuando se espera que los productos y servicios financieros hayan llegado también a la población vulnerable, que exista una mayor protección al consumidor financiero, que se haya desarrollado y se mantenga una iniciativa masiva, clara y contundente que tenga como eje la educación financiera y que llegue a muchas instituciones educativas y, sobre todo, que los colombianos reconozcan los beneficios de estos servicios que, sin duda, y aplicados según lo señalado en este documento, pueden mejorar la calidad de vida de la población.  

 

Otros artículos que le pueden interesar:

 La educación financiera no solo es tarea de algunos

¿Te pareció útil este articulo?