Su situación económica estaba complicada, necesitaba dinero con urgencia, los bancos que contactó le negaron el crédito y navegando en la red encontró la página, o caminando por la calle recibió ese volante, que como caído del cielo llegó para solucionar todos sus problemas. Le exigieron unos pocos documentos, todo fue muy rápido, las condiciones del préstamo eran muy, pero muy, favorables y por cuestiones de trámites o garantías le solicitaron un dinero, que usted dio, por supuesto, pues la recompensa iba a ser mucho mayor. Apenas entregó el monto exigido, la dicha se acabó porque nunca más volvió a saber de la entidad, tampoco de su dinero y mucho menos del crédito que le ofrecieron.

La anterior no es una historia de ficción, ocurre con mucha frecuencia en la vida real, pues personas inescrupulosas se aprovechan del desconocimiento y de la necesidad de otros, se hacen pasar por entidades vigiladas por la Superintendencia Financiera, ofrecen créditos que nunca son desembolsados y se quedan con su dinero.

Es muy difícil saber cuántas y qué entidades (o personas) ofrecen servicios financieros fraudulentos o buscan engañar bajo la modalidad de fraude ya explicada, pero lo que sí puede hacer, y es muy sencillo, es saber si una entidad financiera es legal y está sometida a inspección, vigilancia y control por parte de la Superintendencia Financiera de Colombia (SFC): debe ingresar a la Lista General, que encontrará en el sitio web del ente regulador, y buscar si la entidad que le ofreció el préstamo o que usted contactó aparece allí, si no es así, quiere decir que la entidad NO es vigilada por la SFC y entonces nadie le garantiza que le van a cumplir lo prometido ni le van a responder por su dinero.

Si la supuesta firma dice que no es una entidad financiera y que, por esa razón no aparece en el listado, sino que opera como una organización solidaria, eso también lo puede comprobar ingresando al sito web de la Superintendencia de la Economía Solidaria (Supersolidaria) en los Datos Abiertos que ofrece la entidad.

Algunas características de estas entidades fraudulentas, y que, por ende, deberían ser consideradas como señales de alerta y motivo para no continuar con la operación:

  • Así no aparezcan en la Lista General ni en los Datos Abiertos, aseguran estar vigiladas por la SFC o Supersolidaria. En algunos casos emplean nombres similares a las entidades que sí están bajo la inspección, vigilancia y control de la Superintendencia Financiera o de la Superintendencia de la Economía Solidaria para atraer más fácil a los usuarios.
  • Le exigen dinero como condición para entregar los supuestos créditos, argumentan que esos recursos son para la compra de seguros, se utilizarán para realizar el estudio de crédito o funcionan como algún tipo de garantía. Recuerde que ninguna entidad seria le va a pedir dinero en forma de adelanto para otorgarle el préstamo.
  • Las condiciones que ofrecen son exageradamente buenas. Las tasas son muy bajas, casi nulas (recuerde que el interés es la ganancia de la entidad, si no hay ¿por qué habrían de prestarle el dinero?), o el valor del crédito aprobado es muy alto, más de lo que usted necesita, pidió, puede pagar y cualquier entidad verdaderamente le prestaría.
  • Prometen no revisar su historial crediticio. Cualquier empresa que preste dinero querrá saber qué tan cumplido es la persona con el pago de sus deudas, antes de entregarle el dinero, si no les interesa, probablemente nunca le van a dar los recursos.
  • Garantizan el crédito, desde antes de iniciar la operación le aseguran que las posibilidades de obtener el crédito son del 100%. Esto en realidad no ocurre, siempre existe una probabilidad de que le nieguen el crédito.

Algunas recomendaciones, antes de realizar transacciones financieras con una entidad:

  • Verifique si se trata de entidades financieras vigiladas por la SFC u organizaciones solidarias vigiladas por la Supersolidaria, según sea el caso.
  • No entregue, deposite, consigne, gire o transfiera dinero como requisito para que le desembolsen un crédito.
  • Ante la duda, absténgase de continuar con la operación.
  • “De eso tan bueno no dan tanto” sospeche pues una oferta muy buena puede ser sinónimo de ilegalidad o puede conllevar a un riesgo de pérdida.

Siempre es bueno desconfiar de alternativas que parecen extraordinarias a la hora de prestarle dinero, así la urgencia sea mucha o la falta de recursos ya no dé espera, el consejo siempre será hacer tratos financieros con entidades confiables, donde su dinero esté a salvo, que estén vigiladas por dependencias de control y, así, evitarse dolores de cabeza, entidades donde no va a recibir el préstamo que pidió, sino que va a terminar con menos dinero que antes de realizar la solicitud.

 

Otros artículos que le pueden interesar:

¡No pase por inocente!: Seis modalidades de engaño

¿Cómo saber si una comunicación que recibo sí es de mi banco y no un fraude?

 

¿Te pareció útil este articulo?