VTU Productos de Crédito

El VTUA se calcula mediante una proyección que incluye las cuotas del crédito o canon de arrendamiento (para el caso de leasing habitacional), primas de seguros, comisiones y cualquier otro concepto inherente al producto que el cliente potencial tenga que pagar al establecimiento de crédito, y que sea inherente o se encuentre asociado al producto.

La forma de calcularlo depende del tipo de producto:

  1. Tarjetas de crédito o productos con cupo rotativo: Para facilitar la comparación, en estos productos se usarán dos supuestos, es decir, dos escenarios hipotéticos con estas condiciones: 
  • Que le aprueben un cupo de dos (2) SMMLV, equivalente en 2017 a $ 1.475.434
  • Que le aprueben un cupo de seis (6) SMMLV, equivalente en 2017 a $ 4.426.302

Se calculará el interés que pagaría el cliente, adicionándolo con los demás pagos que tenga que realizar, tales como cuota de manejo y seguros, asumiendo además que este tiene el siguiente comportamiento:

  1. Al momento de entregarle su tarjeta usa la totalidad del cupo y lo difiere a 12 meses.
  2. Cada mes realiza el pago mínimo, sin embargo, vuele a usar el cupo liberado inmediatamente.

12 meses después del desembolso inicial se realiza el pago total del remanente de la deuda.

Para créditos de vivienda, operaciones de leasing habitacional, créditos de consumo (tales como vehículos, libre inversión, entre otros) microcrédito, créditos de bajo monto y crédito comercial: Para estos productos no se usará un “supuesto”, sino que se calculará según los pagos y condiciones específicas de su necesidad de financiación.   

¿Es decir, para decidir solo debo comparar el VTUA?

No, el VTUA es una proyección y no necesariamente corresponde con los montos que efectivamente pagará el cliente potencial. Adicional a este aspecto financiero y a la tasa concreta y/o demás cobros específicos inherentes al producto que se le ofrezca al cliente potencial, teniendo en cuenta sus características particulares, debe sopesar todos los beneficios que se le ofrecen, tales como:

  • Red de servicios: Cercanía o número de sucursales, cajeros automáticos, corresponsales bancarios etc.
  • Servicio: Calidad en la atención al cliente.
  • Canales disponibles: Según sus hábitos transaccionales puede ser importante que la entidad cuente con banca móvil, página web transaccional, entre otros.
  • Premios, beneficios o descuentos.

Importante:

  • Solo aplica para productos contratados bajo un contrato de adhesión.
  • Se excluyen de esta proyección aquellos conceptos que no cobra la entidad financiera y que igual tendría que cancelar si realizará la operación sin solicitar un crédito. Por ejemplo, en el caso de los créditos hipotecarios, el pago de gastos notariales y de registro no corresponde a un costo establecido por la entidad financiera y así comprara su vivienda de contado, sería necesario pagarlos, por lo que no se tienen en cuenta en el cálculo de la VTU.

EBOOK - 6 claves para mejorar sus finanzas