6688_172221_1Pese a que los hijos de María Luisa, ama de casa de 52 años, le habían insistido en que quitara de su tarjeta la cinta adhesiva en la que había escrito la clave del cajero, ella siempre hizo caso omiso hasta que sucedió lo previsible.

«Un viernes en la mañana fui a comprar algunas cosas al supermercado, pagué la cuenta con la tarjeta. Luego pasé a comer algo a una cafetería y cuando fui a cancelar ya no encontré la tarjeta. Como estaba en un centro comercial donde el banco tiene oficina reporté el hecho pero me advirtieron que habían retirado el máximo permitido: un millón 600 mil pesos».

Ella calcula que entre la compra y el hurto pasaron aproximadamente 30 minutos, tiempo suficiente para que un delincuente retire el dinero cuando alguien revela y escribe su clave en la tarjeta. «En mi vida he vuelto a hacer eso. Lo que ahora hago es memorizarla y cuando la cambio la escribo en alguna parte que solo yo sé y luego la borro».

Recomendaciones 

1. Cambie la clave de la tarjeta débito regularmente (en promedio cada tres meses).

2. Nunca le diga a nadie cómo es la combinación de su clave.

3. No la escriba en ningún lugar visible para los demás (agendas, calendarios, espejos, nevera, detrás de  puertas, pos-it, etc.).

4. Jamás le pida a alguien que digite la clave por usted en algún establecimiento comercial.

5. Cuando la digite en lugares públicos siempre tape el teclado.

6. En caso de extravío, es importante que siempre lleve a la mano el número telefónico de la entidad bancaria para hacer el bloqueo inmediatamente. 

Lea también: ¿Qué hacer cuando le clonan su tarjeta?