7664_125219_1El «síndrome holandés» se originó a finales de los 60, cuando los Países Bajos experimentaron un aumento de sus ganancias, producto del descubrimiento de un gran yacimiento de gas natural cerca del Mar del Norte.

Esto trajo consigo el aumento considerable de las exportaciones de dicho producto, y por tanto, la entrada de divisas al país. Con el incremento de éstas, el florín (moneda holandesa) se apreció, lo que perjudicó las exportaciones no asociadas al recurso natural, por lo que el resto de bienes y servicios de Holanda vieron afectada su competitividad.

Una vez revaluada la moneda, las importaciones lograron ganar fuerza, haciendo que todo lo fabricado en el país se encareciera. Fue entonces cuando el sector empresarial de Holanda se vio en crisis, pues había que manejar la apreciación de la moneda o se perderían cientos de compañías. 

Revaluación

Las desventajas de que los precios de los bienes o productos aumentan son directamente para los exportadores de bienes transables, aquellos que se pueden negociar interna o externamente de manera similar (Por ejemplo: un par de zapatos es un bien transable). 

El proceso de recibir menos pesos por cada dólar, disminuye los ingresos de una empresa, al tiempo que los costos de la misma son similares a los que se tiene (salarios, inversión), lo que trae consigo un recorte en los gastos y por ende, recorte de personal. «El sector floricultor y caficultor, son sectores que son muy intensivos en mano de obra y si sus utilidades se ven apretadas, muchas empresas recortan personal, o inclusive los ingresos terminan siendo menores que los costos, las empresas ya no reportan utilidades sino pérdidas y tienen que cerrar», señaló Pardo. 

Ventajas

  • Aumenta el poder adquisitivo nacional
  • El consumidor tiene mayor capacidad de compra en productos que son importados 
  • Se pueden comprar electrodomésticos, autos y equipos electrónicos importados mucho más baratos.

La tarea del Gobierno es encontrar un balance para que la tasa de cambio no sea excesivamente alta o baja, para evitar el quiebre a los sectores, el desempleo y que genere poca productividad.