Última actualización: agosto 25, 2021 - 11:06 am

Desde que se pusieron sobre la mesa los Objetivos de Desarrollo Sostenible en 2015, tanto las naciones como las empresas han buscado mecanismos o herramientas para cumplir las 17 metas propuestas por la ONU – como la eliminación de la pobreza, la igualdad de géneros, el acceso a energía sostenible –. Los bancos tampoco se han quedado atrás y hablan de economía de colores y los bonos temáticos.

Seguramente usted haya escuchado alguna vez las palabras economía naranja o verde, pero sabe usted ¿Cómo funcionan estos modelos económicos? ¿Cómo afectan su cotidianidad? En Saber Más, Ser Más hablaremos hoy de la economía de colores.

Le interesa: ¿Qué es la cuenta corriente en economía?

La economía de colores en un dos por tres

Ante la necesidad de materializar políticas enfocadas en el desarrollo sostenible y el cuidado del medioambiente nace la economía de colores, que en general: busca agrupar estas actividades sostenibles, de desarrollo o que no pertenecen a algún sector existente, a la vez que pensamos en políticas públicas para todas las personas que se muevan en alguna de estas.

Las economías de colores más populares son:

Economía

Definición

Economía verde

Busca cuidar el planeta aprovechando al máximo los recursos e infraestructuras que se posean actualmente. Es 100% ecológica. Algunos ejemplos son la construcción sostenible o el reciclaje.

Economía roja

Se refiere al consumo como el centro del crecimiento económico. “Lleva a los individuos a consumir sin pensar en las consecuencias.”

Economía azul

La economía azul toma en cuenta el avance tecnológico sin dejar a un lado el cuidado del medio ambiente.

Economía naranja

Engloba todos los ingresos provenientes de las artes, todos aquellos bienes y servicios que salen de la actividad artística y cultural.

Economía negra

La economía ilegal: actividades que son prohibidas como el tráfico de drogas, terrorismo, crimen organizado, entre otras actividades.

Economía gris

Todas las actividades que son legales, pero están ocultas ante el Estado, evitando el pago de impuestos y la revisión fiscal. Los trabajos informales son un gran ejemplo de esta economía.

Economía amarilla

Está enfocada en los productos de alta tecnología y de la ciencia. Se enfoca en la reducción de costos.

Puede leer: ¿Qué es la regla fiscal?

Los bonos temáticos

Como revisamos anteriormente, lo que permite la economía de colores es que los países o empresas se enfoquen en apalancarlas (impulsarlas) o erradicarlas – como podría suceder con la economía negra –; a partir de esto se necesitan soluciones, un mecanismo que sirva para alentar a las industrias y personas que hacen parte de estas economías; entonces aquí aparecen los bonos temáticos.

Estos bonos, de acuerdo con Asobancaria “no son exclusivos de entidades privadas como los bancos o fondos de inversión, sino que han sido utilizados por empresas del sector real, principalmente en empresas dedicadas a la generación, distribución de energía eléctrica y desarrollo sostenible en general”. Revisemos los bonos temáticos más populares:

Los bonos naranja

Los bonos naranjas son un instrumento financiero que funciona como cualquier bono ordinario, pero sus recursos están destinados a financiar o refinanciar, vía crédito, las actividades y proyectos de las empresas vinculadas a la Economía Naranja desde:

  •         Las industrias culturales convencionales.
  •         Nuevos medios y software.
  •         Artes y patrimonio.

Bonos azules

Estos incentivos se han usado para promover la conservación medioambiental, en especial, proyectos que contribuyan a la protección de los mares y océanos del mundo.

La primera emisión de este bono en el mundo se destinó a preservar las aguas del Océano Índico. La emisión de este bono estuvo cerca de los 15 millones de dólares y contó con el apoyo del Banco Mundial. La iniciativa marcó un precedente sobre el dinero que se destina para la protección de las aguas que rodean a más de un centenar de islas, esenciales para el turismo y la pesca.

Los bonos sociales

Los bonos sociales se crean para financiar proyectos orientados a mejorar el bienestar social. De acuerdo con datos de AMUNDI – una empresa francesa de gestión de activos –, en 2020 se realizaron emisiones de bonos sociales con un monto aproximado de 131 mil millones de dólares, convirtiéndose en el año con mayor monto de emisiones de este tipo de bono. 

Bonos verdes

Un bono verde se define como un bono cuyos fondos tiene destinación específica a proyectos amigables con el medio ambiente. De acuerdo con cifras del Climate Bonds Initiative, el monto total de emisiones de bonos verdes en el mundo durante el tercer trimestre del 2020 llegó a los 948 mil millones de dólares.

Cifras del BID aseguran que las emisiones de bonos temáticos en todo el mundo ayudaron a combatir la crisis generada por la pandemia del coronavirus; minimizando, en cierta medida, el impacto que esta crisis habría tenido sobre los ciudadanos y sus bolsillos.

 

¿Cómo le va a Colombia en la emisión de bonos temáticos?

En Colombia, de acuerdo con Asobancaria, las emisiones de bonos temáticos son lideradas por los bonos verdes con cerca de 1,4 billones de pesos, le siguen los bonos sociales con 760 mil millones de pesos, los bonos sostenibles con 531 mil millones y los bonos naranjas con 400 mil millones.

Los destinos de inversión de estos recursos se destinan a proyectos de construcción sostenible, eficiencia energética, energías renovables y producción más limpia, entre otros. La emisión de bonos temáticos en el país debería importarnos porque los inversionistas recurren a ellos para financiar proyectos que aporten al crecimiento verde, a la descarbonización de la economía y a la lucha contra el cambio climático.

Los bonos sociales en Colombia ayudan a generar empleo, reducir la desigualdad (eliminando o acortando la brecha salarial entre hombres y mujeres), activar la economía de las regiones, promover la integración y el empleo de grupos vulnerables, y financiar micro y pequeñas empresas.

Y mientras existan problemas sociales y medioambientales, es importante que, como ciudadanos, sigamos invitando a nuestros gobiernos a invertir o seguir creando bonos temáticos para nutrir la economía. Recuerde que, cuando el país gana, ganamos todos y eso, inevitablemente, se notará en su bolsillo.

Continúe en Saber Más, Ser Más leyendo: Expectativas financieras ¿Por qué un tuit puede debilitar una moneda?

¿Te pareció útil este articulo?