31112678_ml_internaEl sector bancario y el Gobierno nacional unieron esfuerzos para diseñar un crédito de consumo adecuado a las condiciones y necesidades de personas de bajos recursos, iniciativa que dio como resultado el decreto 2654 de 2014. Saber Más, Ser Más le cuenta en qué consiste este tipo de crédito.

Contrario a las fuentes informales como prenderías y prestamistas informales conocidos como ‘gota a gota’, cuyos intereses según la Superintendencia Financiera son del 280%, nacieron los “nano créditos” o créditos de consumo de bajo costo. Una línea de crédito ofrecida por la banca y dirigida a la población menos favorecida; personas naturales que no han accedido a un crédito formal, debido a sus ingresos, o porque sencillamente se encuentran en la informalidad, para que accedan a oportunidades de financiamiento y puedan realizar transacciones a bajo costo.

 

¿Qué características tiene?

  • Está limitado por el monto de endeudamiento de máximo dos Salarios Mínimos Mensuales Legales Vigentes (SMMLV).
  • El régimen de provisiones corresponde a los créditos de consumo.
  • Tiene una certificación de interés bancario corriente independiente. Tiene una tasa de usura diferente a la de los créditos de consumo ordinario. La tasa ‘techo’ o máxima que pueden establecer las entidades bancarias para otorgar el crédito es de 52,1%.
  • Se puede aplicar metodologías alternativas a las tradicionales para su estudio y aprobación, teniendo en cuenta que las personas no tienen un nivel de ingresos constante y tampoco un historial de información en el sector financiero. Por esta razón se debe recurrir a la obtención de información en medios alternativos que demuestren hábitos de pago, por ejemplo: los arrendamientos, el pago de los servicios públicos o las tiendas de barrio.
  • Las entidades financieras deben reportar diariamente las novedades a las centrales de riesgo, tanto el desembolso de los créditos de bajo monto, como los pagos de los deudores.

 

¿Quiénes pueden acceder?

Personas que estén en la informalidad o que tienen bajos ingresos que no les permiten acceder a un crédito formal. Una condición muy importante que deben cumplir es no haber estado vinculados al sistema financiero con algún producto como tarjeta de crédito o créditos de otro tipo.

¿Cómo?

Solo deben acercarse a la entidad financiera de su interés y solicitarlo.  

¿Cuál es el plazo de pago?

Es de 36 meses para evitar el sobreendeudamiento.