23148412_ml_internaSaber Más, Ser Más le confirma lo que es cierto y falso sobre el crédito para la financiación de su vivienda.

 

  • Mitos

1. “Los bancos pueden financiar hasta el 100% del valor de la vivienda”

De acuerdo con la Ley 546 de 1999, el porcentaje de financiación para vivienda mediante un crédito hipotecario está limitado a máximo el 70% del valor de la vivienda (80% en el caso de Viviendas de Interés Social, VIS). Por esta razón siempre será necesario que las familias cuenten con una parte del valor total del inmueble, bien sea con recursos propios, cesantías o un subsidio de vivienda de las cajas de compensación familiar o del Gobierno.

Tenga en cuenta que en el caso del leasing habitacional, no está limitado el porcentaje de financiación, siempre y cuando usted tenga la capacidad de pago suficiente y las condiciones y políticas de las entidades financieras que lo ofrecen.

2. “Los remates inmobiliarios, la manera más económica de comprar vivienda”

Aunque esta forma de comprar casa o apartamento es muy atractiva para las personas, es necesario revisarla con lupa. No solo se trata del precio ofertado, sino también de las deudas o gastos que trae consigo comprar un bien rematado, porque si llegara a quedar un saldo, se le entregará al deudor. Adicionalmente pueden existir deudas de administración, servicios públicos, impuestos, etc.

3. “Las tasas de interés de los créditos hipotecarios son altísimas”

Al ceder la propiedad del dinero se corre el riesgo de perderlo, es por ello que las entidades financieras tienen distintas tasas de interés según el destino que se le dé al dinero: a más riesgo más costoso será el crédito. En el caso del crédito hipotecario, el riesgo para la entidad es bajo, en la medida que el inmueble mismo actúa como garantía del préstamo, por lo que las tasas de interés son mucho más bajas que las de otro tipo de créditos, como por ejemplo los de consumo (incluida tarjeta de crédito).

4. “Los créditos hipotecarios son peligrosos”

Las entidades bancarias son el mejor aliado para comprar vivienda propia. Ellos lo asesoran en esta importante decisión de acuerdo con sus necesidades, evalúan su capacidad crediticia para decidir qué vivienda comprar, le indican cuál es su capacidad de pago y le brindan un acompañamiento permanente.

A través del préstamo del dinero, apoyan a los colombianos para que cumplan el sueño de tener vivienda propia. Asimismo las entidades, le ofrecen diferentes sistemas de amortización (en UVR o en pesos) para adquirir el crédito hipotecario u leasing habitacional, que le permiten acomodarse a una cuota mensual que más le convenga, de acuerdo a su flujo de caja, y lo más importante, son entidades vigiladas por la Superintendencia Financiera.

5. “El banco solo me aprueba el préstamo si ya escogí el inmueble”

Los bancos le hacen un estudio y una valoración de su capacidad de pago, es decir una pre aprobación de crédito, sin tener el inmueble escogido, y en función de esta le indica hasta cuánto dinero le puede prestar. Para la aprobación del crédito se hace necesario el cumplimiento de otros requisitos entre ellos el avalúo del inmueble que se desea adquirir. 

Ahorro