Ya sea que esté disfrutando de una vivienda nueva o usada, es importante que conozca cómo puede proteger su patrimonio de algunos riesgos naturales o imprevistos que pueden suceder.  

2010294_ml_interna

Tener vivienda propia es una responsabilidad que abarca diferentes aspectos. Esta decisión lo convierte en propietario y por eso vale la pena asegurar su patrimonio. Para cumplir con este compromiso, Saber Más, Ser Más le cuenta los seguros básicos para proteger su inversión:

 

  • Seguro de vida

Si por cualquier motivo o circunstancia, usted, en calidad de deudor, fallece, o sufre alguna incapacidad total y permanente el seguro cubre el saldo de la deuda que tenga al momento del siniestro.

Este beneficio puede ser tomado por uno o por todos los deudores del crédito, cada uno puede asegurar el 100% de la deuda, o el porcentaje que decida sobre el saldo de la deuda. Así mismo, el valor del seguro depende de la edad de la persona asegurada y el saldo de la obligación.

 

  • Seguro de incendio y terremoto

Este seguro es obligatorio por norma y ampara las pérdidas y daños materiales que sufra el inmueble de forma accidental, súbita e imprevista como consecuencia directa de los riesgos amparados, que por ley deben ser mínimo incendio y terremoto.

Cabe aclarar que existen seguros opcionales que lo ayudarán en caso de tener otro tipo de problemas en el hogar, y pueden incluir coberturas asociadas a riesgos, como explosión, huracán, ciclón, tifón, vientos fuertes, granizo, caída de aeronaves, vehículos, humo y erupción volcánica.

Recuerde:

Las entidades financieras tienen convenios con aseguradoras para ofrecerle estas dos coberturas en caso de ser aprobado su crédito o leasing habitacional, sin embargo, si desea elegir otra póliza, tiene todo el derecho de endosar la póliza con otra compañía de seguros y es totalmente válido.