46690494_ml_interna

Cuando compra vivienda tiene dos nuevos retos: pagar su crédito y conservar de la mejor manera su propiedad. Darle un excelente manejo a su crédito le traerá beneficios como los siguientes:

1. Construir un patrimonio, su vivienda sólo será completamente propia cuando acabe de pagar el crédito, con cada cuota posee un porcentaje mayor de esta.

2. Mantener la cobertura de los seguros, con el pago de cada cuota paga las primas de los seguros de vida, incendio y terremoto, cuando se presentan retrasos en los pagos, se pueden perder las coberturas.

3. Disminuir los costos de adquirir vivienda, pagando oportunamente cancelará los costos mínimos de financiación, es decir, los intereses pactados; cuando hay atrasos debe pagar intereses adicionales de mora y en caso de retrasos importantes, gastos de cobranza como honorarios de abogado. Pagando cumplidamente ahorrará dinero.

4. Tener un buen historial de crédito y las puertas abiertas para nuevos créditos. Cumplir con sus pagos le permitirá tener una reputación de buen cliente y será más sencillo obtener créditos necesarios en el futuro, para educación, remodelación o viajes. Al solicitar empleo, el buen manejo de los créditos es una excelente referencia, muchas empresas consultan el historial como una forma de conocer la responsabilidad con que una persona atiende sus compromisos.

Evitar cobros jurídicos

Los recursos que los bancos prestan corresponden a los dineros de los ahorradores, de manera que deben hacer un gran esfuerzo por recuperarlos. Cuando hay fallas en los pagos los bancos deben utilizar mecanismos cada vez más intensivos para lograr la recuperación; estos pueden iniciar con llamadas para establecer acuerdos de pago y llegar hasta instaurar una demanda para recuperar por la vía jurídica el dinero, pasando por embargos o el remate de las viviendas. Evite estos inconvenientes y los costos que implican.

 

Conozca cómo actuar cuando tiene problemas para el pago.

Aprenda las claves para estar tranquilo con su crédito hipotecario.





Ahorro